Portalámparas

Un portalámparas es el dispositivo para sostener una bombilla o lámpara. La mayoría de las luminarias tienen un portalámparas. La variedad de portalámparas existentes es muy extensa, ya que existen en el mercado muy diferentes tipos y modelos de portalámparas. Le presentamos a continuación nuestra gama de portalamparas de primera calidad fabricados con todas las certificaciones y garantia.
  • Registros: 6
  • ver todos
  • Siguiente >
    < Anterior

Función de los portalámparas

Aunque los portalámparas puedan verse como algo accesorio a una lámpara, cuya función solo es la de permitir el contacto entre la bombilla y la corriente eléctrica, lo cierto es que los portalámparas, también conocidos como casquillos, tienen más funciones añadidas. Cuando se crearon por primera vez los portalámparas, la única función era la de conectar la bombilla con la corriente, de tal manera que se evitaba el riesgo por electrocución al no tocar los cables de la luz. Sin embargo, hoy en día se le han ido sumando más funciones: 1. Poder soportar campanas o pantallas. De tal manera que tienen una función de sujeción además de conexión de la bombilla, consiguiendo así dar forma a más modelos de lámparas diferentes. 2. Poder activarlo o desactivarlo con una cuerda o interruptor. Antiguamente existían algunos tipos de portalámparas con cadena, pero no eran demasiado utilizados (y eran poco seguros). En este caso, nos permite no tener que encender o apagar la luz del interruptor que haya en la pared. 3. Poder decorar con los portalámparas. Hoy día, aunque los portalámparas forman parte de las lámparas, también sirven para proporcionar a las lámparas una estética diferente, ya sea moderna, clásica, retro, vintage, etc.

Tipos y modelos de portalámparas

En el mercado nos podemos encontrar una amplia selección de casquillos donde elegir. Ya no solo depende del tipo de material de que estén hechos los portalámparas, sino también de las bombillas que se vayan a utilizar. Así, por ejemplo, las más utilizadas son las bombillas E14, E27, cuyos casquillos corresponden a esas siglas. En general, en base a las bombillas, podemos encontrar los siguientes casquillos. Casquillos E14. Para bombillas que tengan poco tamaño. Son conocidas como casquillo o rosca mignon. Casquillos E27. Son las habituales en las lámparas de sobremesa ed hogares. Casquillos E40. Están diseñadas para soportar potencias elevadas. También se conocen como casquillo o rosca goliat Casquillos B22d. Enfocadas para bombillas incandescentes. Actualmente están en desuso por la desaparición de las bombillas incandescentes. Casquillos GU10. Para bombillas halógenas dicroicas, Leds, etc. Lo mismo ocurre con los casquillos GZ10. Casquillos R7s y FA4. Usados en bombillas halógenas rectas. Casquillos GU4, GU5.3. Para bombillas halógenas y halógenas dicroicas. Casquillos G53. Para bombillas halógenas de parábola de reflexión ancha. Casquillos G9, G4, GY6.35, G5. Enfocadas a las bombillas halógenas. Casquillos G13. Para tubos fluorescentes. Casquillos 2GX13 y G10Q. Para tubos fluorescentes circulares. Casquillos 2G13. También para tubos fluorescentes pero, en este caso, dobles. Casquillos FA6. Indicadas para lámparas de descarga de mercurio a baja presión. No se utilizan mucho. Casquillos G23, 2G7, G24D, GX24D, GX24Q y 2G11. Los cinco primeros se usan en bombillas de bajo consumo mientras que, el 2G11, es para bombillas de bajo consumo dobles.