Portalámparas

Un portalámparas es el dispositivo para sostener una bombilla o lámpara. La mayoría de las luminarias o luminarias tienen un portalámparas. El mundo de los portalámparas es muy extenso, ya que existen en el mercado diferentes tipos y modelos de portalámparas, portalámparas para distintas aplicaciones, portalámparas con interruptor, etc
  • Registros: 8
  • ver todos
  • Siguiente >
    < Anterior

¿Qué son y para qué sirven los portalámparas?

La mayoría de los portalámparas están compuestos de un envolvente tubular. Además, está cerrado por un casquillo esférico en la parte inferior que es atravesado por unos conductores encargados de conducir la corriente. Estos conductores terminan en enchufes o contactos sujetos con dos tornillos y aislados entre sí. Para luces de pared y techo con un portalámparas fijo, es importante que el portalámparas sea compatible con el tipo de bombilla que desea usar. Para las luces colgantes, es importante que el soporte de la lámpara sea compatible con el tipo de bombilla que desea utilizar y su pantalla de lámpara preferida.

¿Cuál es la función de los portalámparas?

Aunque los portalámparas puedan verse como algo accesorio a una lámpara, cuya función solo es la de permitir el contacto entre la bombilla y la corriente eléctrica, lo cierto es que los portalámparas, también conocidos como casquillos, tienen más funciones añadidas. Cuando se crearon por primera vez los portalámparas, la única función era la de conectar la bombilla con la corriente, de tal manera que se evitaba el riesgo por electrocución al no tocar los cables de la luz. Sin embargo, hoy en día se le han ido sumando más funciones: 1. Poder soportar campanas o pantallas. De tal manera que tienen una función de sujeción además de conexión de la bombilla, consiguiendo así dar forma a más modelos de lámparas diferentes. 2. Poder activarlo o desactivarlo con una cuerda o interruptor. Antiguamente existían algunos tipos de portalámparas con cadena, pero no eran demasiado utilizados (y eran poco seguros). En este caso, nos permite no tener que encender o apagar la luz del interruptor que haya en la pared. 3. Poder decorar con los portalámparas. Hoy día, aunque los portalámparas forman parte de las lámparas, también sirven para proporcionar a las lámparas una estética diferente, ya sea moderna, clásica, retro, vintage, etc.

Tipos y modelos de portalámparas

En el mercado nos podemos encontrar una amplia selección de casquillos donde elegir. Ya no solo depende del tipo de material de que estén hechos los portalámparas, sino también de las bombillas que se vayan a utilizar. Así, por ejemplo, las más utilizadas son las bombillas E14, E27, cuyos casquillos corresponden a esas siglas. En general, en base a las bombillas, podemos encontrar los siguientes casquillos. Casquillos E14. Para bombillas que tengan poco tamaño. Son conocidas como casquillo o rosca mignon. Casquillos E27. Son las habituales en las lámparas de sobremesa ed hogares. Casquillos E40. Están diseñadas para soportar potencias elevadas. También se conocen como casquillo o rosca goliat Casquillos B22d. Enfocadas para bombillas incandescentes. Actualmente están en desuso por la desaparición de las bombillas incandescentes. Casquillos GU10. Para bombillas halógenas dicroicas, Leds, etc. Lo mismo ocurre con los casquillos GZ10. Casquillos R7s y FA4. Usados en bombillas halógenas rectas. Casquillos GU4, GU5.3. Para bombillas halógenas y halógenas dicroicas. Casquillos G53. Para bombillas halógenas de parábola de reflexión ancha. Casquillos G9, G4, GY6.35, G5. Enfocadas a las bombillas halógenas. Casquillos G13. Para tubos fluorescentes. Casquillos 2GX13 y G10Q. Para tubos fluorescentes circulares. Casquillos 2G13. También para tubos fluorescentes pero, en este caso, dobles. Casquillos FA6. Indicadas para lámparas de descarga de mercurio a baja presión. No se utilizan mucho. Casquillos G23, 2G7, G24D, GX24D, GX24Q y 2G11. Los cinco primeros se usan en bombillas de bajo consumo mientras que, el 2G11, es para bombillas de bajo consumo dobles.

Cómo instalar un portalámparas

Instalar un portalámparas no es nada complicado una vez se conocen los pasos y las partes de que está compuesto este accesorio. Sin embargo, cada portalámparas puede ser diferente dependiendo del tipo de bombilla que se vaya a utilizar (no es lo mismo una bombilla de bajo consumo que una bombilla dicroica a 12 voltios, por ejemplo). Por eso, de manera general, la instalación de un portalámparas sería: 1. Desarmar el portalámparas. Para ello, hay que desatornillar la base del portalámparas. Esto se suele hacer girando en sentido inverso a las agujas del reloj. 2. Atornillar al niple. Deberá coger la parte que se estrecha y atornillarla al niple (un tubo de rosca) hasta que quede bien encajado. 3. Introducir el cable. Ha de pasar un extremo del cable eléctrico por el niple hasta que sobresalga por el portalámparas. Deje unos 2 centímetros de separación y, a continuación, retire medio centímetro de la cubierta plástica dejando al descubierto las hechas de cobre. Enróllelos como si fuera una cuerda. 4. Soltar los tornillos. A continuación, en la parte superior del portalámparas encontrará dos pequeños tornillos, son los que sirven de conectores interiores porque cada uno de ellos lleva dos placas metálicas. No debe sacarlos del todo. 5. Conectar los cables. En cada uno de los tornillos anteriores ha de pasar los filamentos del cable por los orificios que hay para tal fin. Por último, atornille los tornillos de tal manera que el cobre se sujete con las placas metálicas. 6. Armar el portalámparas. Atornille ambas partes del portalámparas pasando el otro extremo del cable a través de la base de la lámpara para que salga por el niple. Si tiene más dudas o quiere que un equipo profesional lo asesore, no dude en ponerse en contacto con nosotros. Le atenderemos con la máxima profesionalidad.